La primer cervecería independiente en México



En México, desde hace algunos años comenzó la revolución cervecera. Cada semana aparece una nueva cervecería que busca algo diferente, algo que no se pueda encontrar en el mercado; con nuevas ideas y un concepto cervecero antes no visto, estas cervecerías independientes han revolucionado por completo el concepto de cerveza que se tenía desde hace mucho tiempo, regalándonos creaciones mágicas, elixires de los dioses, bebidas para disfrutar la vida.. pero ¿alguna vez te has preguntado cuál fue la primer cervecería independiente mexicana que entro de lleno al mercado para intentar cambiar las cosas?

El primer registro que hemos encontrado es de hace 17 años, en un artículo de La Jornada UNAM que trata sobre Especialidades Cerveceras, señalada como la primer cervecería diferente.

No tenemos noticias de qué habrá ocurrido con esta cervecería o cuánto tiempo se mantuvo en el mercado, qué tanta fue su aceptación y cuál fue la reacción de las grandes cerveceras en aquél entonces, pero sin duda es un inspirador mensaje para todas las cervecerías independientes más recientes.

Sin más que añadir, les dejamos el artículo tal como apareció durante aquél lejano 18 de Octubre de 1999:


Nace Casta, la primera cerveza estilo Ale, que hace su sabor, cuerpo y aroma diferentes

Francisco Toledo e Ismael Vargas diseñaron las etiquetas de los envases

casta-cerveza-jpgMariana Norandi.  Cuando parecía que poco podí­a innovarse en el amplio y consolidado mercado de la cerveza, en Monterrey aparece un nuevo producto que promete cambiar el paladar cervecero mexicano. Se trata de Casta, cerveza regiomontana, que apenas acaba de cumplir diez meses de su lanzamiento comercial y ya está avanzando por toda la República.

Todo empezó hace aproximadamente nueve años, cuando el ingeniero Manuel Zambrano, de forma artesanal, elaboraba cerveza en su casa, cada vez que hací­a una fiesta. Era tal el éxito de su bebida, que un dí­a un amigo le propuso producir mayores cantidades y abarcar un mercado que traspasara los muros de su casa. Es así­ como nace la joven empresa Especialidades cerveceras y su primer producto, Casta, el 8 de diciembre de 1998.

Esta nueva cerveza tiene tres variedades: la Dorada, tipo clara, y de un amargo sabor estilo alemán; la Morena, oscura, sabor belga, y la más compleja de las tres, por las diversas maltas que la conforman, y la Bruna, de tono y sabor intermedio a las otras, similar a la cerveza inglesa, con un toque de dulzor, ideal para aquellos que no gustan de lo amargo.

No sólo el sabor tipo europeo la diferencia en el mercado mexicano, sino también su graduación alcohólica. Casta tiene más que las cervezas habituales (entre 5 y 5.8º), y aunque pueda parecer í­nfima la diferencia respecto a otras, la superioridad de un grado hace que, según su jefe de ventas Javier Cárdenas, ” hasta los acostumbrados a cervezas alemanas la encuentren fuerte”.

Otra caracterí­stica que la singulariza en el mercado cervecero mexicano es que está catalogada como la única cerveza superpremium. Según la calidad y el tipo de las materias primas utilizadas para la elaboración de la cerveza, éstas se clasifican de mayor a menor calidad como superpremium, premium y populares. Casta es la única elaborada con los cuatro elementos básicos de la cerveza: agua, malta de cebada, levadura y lúpulo (enredadera que le da el aroma). En México, para reducir costos de producción y precios de venta, es común utilizar otras maltas, para ello se acude al maí­z y a otros cereales más baratos que poco tienen que ver con la cebada.

Dentro de lo que es el estilo de la cerveza, que depende del tipo de levadura que se utiliza en la fermentación, existen dos grandes familias: la Ale, de origen milenario, cuya levadura fermenta en la superficie del mosto, y la Lager, descubierta a mediados del siglo pasado, con una levadura que fermenta en el fondo del mosto y a menor temperatura. Hasta ahora, en México todas las cervezas eran tipo Lager, es la nueva Casta la primera en tener un estilo Ale que hace que su sabor, alcohol, cuerpo y aroma sean diferentes.

 

Cebada elitista y artesanal

 

La producción de esta cerveza es costosa, ya que está elaborada con productos importados, su envase no es retornable, su receta sigue siendo artesanal, con riguroso cuidado de la calidad, y las materias primas son compradas en pequeñas cantidades, por lo que según Javier Cárdenas “todos estos factores hacen que se pueda considerar un producto elitista destinado a la degustación”. Es decir, para paladearla más que para reventarse con ella.

Otro motivo para no abusar mucho con esta cerveza radica en el precio, en supermercados o tiendas tiene un costo de 14 ó 15 pesos la botella y en bares entre 25 y 30, incluso hay establecimientos que llegan a cobrar 40 pesos, como es el caso del Bar Barracuda, donde la descubrimos.

Algo muy llamativo de esta cerveza es el diseño del envase y en especial de las etiquetas. Parece ser que uno de los socios de esta empresa, el senador Mauricio Fernández Garza, es un gran amante y coleccionista de arte, fue de él la idea de diferenciar la cerveza como un producto fino y artístico. Con un eslogan que la define como “obra maestra cervecera”, se le han diseñado unas etiquetas que exhiben obras de tres grandes pintores mexicanos contemporáneos, Rodolfo Morales, Ismael Vargas y Francisco Toledo, estos dos últimos realizaron diseños exclusivos para las etiquetas.

Los tres tipos de cerveza Casta van a tener continuidad en la lí­nea de la empresa, pero irán saliendo otras; de momento, para el próximo mes, posiblemente, saldría la Triguera, y más adelante otras de tipo temporal, como la que podremos tomar para fin de año, la Milenio, con fermentación dentro de la botella, tipo champaña.

Esta cerveza se puede encontrar en tiendas como Comercial Mexicana, La Castellana o La Europea, y en varios restaurantes y bares de la ciudad de México. También se puede adquirir en otras ciudades; por el momento, está disponible en su lugar de origen, Monterrey, así­ como en Guadalajara, Cancún, Torreón, Saltillo y Monclova.

Así­ pues, tomen nota los amantes de la cerveza, a partir de ahora cuentan con una nueva “casta” cervecera para todos aquellos que se atrevan a experimentar sabores fuertes, diferentes a los que habitualmente podemos acceder en el mercado nacional, ideal para aquellos que no gustan de lo amargo.


Tomado de: http://www.jornada.unam.mx/1999/10/18/esp-nace.html



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *